FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

sábado, junio 26, 2010

De aventula pol el lio Legajo

fotosdesinarcas

¿Pol qué la clónica se esclibe de esta folma tan lala?. Es mi manela de plotestal polque la "moda tulipa" aumenta de luta en luta. Al plincipio ela una, pelo, ahola ya son todas o casi todas las féminas las que se han apuntado a tlael esa holible cosa sobre sus cabezas. Hablá que cambial-les el nomble: las honolables: Lo-sa,
Na- ti, A-li Sun, Pepa-ho,Ma- nue-la Sin. Advielto que seguilé esclibiendo de esta manela si no se abandona tan holible somblelo
.

Bueno, ahora ya en serio, tenemos que confesar que la ruta que hicimos, fue excepcional. Aunque estaba previsto ir al Ebrón, a última hora se decidió el cambio por otro río más cercano, aunque no menos bello: el Regajo en Sinarcas. Dejamos los coches en la Ermita de San Marcos, con el sano propósito de disponer de un buen sitio con mesas para el picnic y emprendimos el descenso del barranco del Regajo, en dirección a La Toba. La senda, frondosa, húmeda, fresca, nos acercó a los yesares, donde tuvimos alguna dificultad en el paso, pues había bastante barro. Llegados a la zona de la Toba, retrocedimos en dirección a la fuente de lsa Canaleta. La hierba estaba muy crecida, entreteniendo la marcha, así que algunos, decidimos mejorar el paso circulando por la pista, dejando para los más aventureros el seguir las señales del Pr. Almorzamos debidamente instalados en la Canaleta y desde allí, decidimos seguir el río hasta la zona de las Palomarejas. Incontables pasos del río, fueron motivo para risas, chanzas y caidas que provocaban la hilaridad del personal. Poco a poco el paso se hizo más dificvi, optando por descansar junto a las frescas aguas, mientras los mismos atrevidos de antes, se dirigían a la embocadura de las Palomarejas sin atreverse a entrar, pues era preciso introducirse en el agua, cosa que no estaba prevista. El regreso, descansando junto a la fuente de San Marcos, fue preludio del estupendo picnic del que disfrutamos en la ermita. Ya es costumbre que la siesta- tertulia, nos acompañe hasta media tarde, hora en la que emprendimos el regreso. En resumen, un bello día de senderismo.
En breve se pondrán las fotos de la jornada.

ADVELTIDO, OJITO, OJITO CON ESOS SOMBLELOS

miércoles, junio 23, 2010

lunes, junio 21, 2010

Final de temporada 2010: Cañón del Tajo

Todas las fotos

Si tuviera que resumir en una palabra la evaluación final ( ya salió la deformación profesional…) de la clausura ( ¡ otra vez…!) de la temporada, me vería en un aprieto: ¿fenomenal?... ¿de categoría?...¿ preciosa?...Dejo aquí, un espacio en blanco___________________ y que cada cual, ponga la que quiera.
Temprano, aunque no demasiado, ya estábamos distribuyéndonos en los coches, bueno, también hubo algún 4 x 4 de estreno. Salida y cita para almorzar en Monreal del Campo. Los ligeros de acelerador, o sea todos, excepto en el que suscribe, allá que se fueron. Aunque alguna, se pasó de frenada y apareció a varios kms del lugar de cita. Reagrupados y firmemente conducidos, llegamos al Barranco de la Hoz.

Allí teníamos prevista la primera ruta. ¿para dónde?, preguntaban los incautos mirando a derecha e izquierda. ¡ Para arriba!, fueron informados. Y elevando sus ojos, vieron que, allá en lo alto, los peñascos decían: ¡ ven, ven!. Primeros abandonos y escaleras para arriba. Se notaban las piernas, sobre todo a partir del 150. pero el esfuerzo valió la pena. A nuestros pies, el río Gallo, franqueado por inmensos torreones de rodeno, moldeados por vientos y tempestades, ofrecían un espectáculo subyugante. No contentos con la ascensión, tuvimos un bonito recorrido entre pinares que nos condujo a un área de acampada, donde descansamos antes de emprender la bajada al santuario de la Hoz. Breve vista al monumento y ¡ a comer!. Teníamos reservadas mesas en apropiada área recreativa y fue de ver el continuo trasiego de alimentos, bebidas, aperitivos y otras lindezas que fueron ofrecidas mutuamente.

Después, la consabida siesta-coloquio, en la que se estrenaron nuevas mantitas de picnic. ¡¡¡Esto degenera!!!!. (Agustin dixit).
A media tarde, aterrizamos en el hostal y quedamos para descubrir las maravillas monumentales de Poveda de la Sierra. Bueno, nos conformamos con la visita a la iglesia románica y poco más. Para compensar, inauguramos una nueva ruta: la SL. Birreta que nos condujo de bar en bar. Cena, nuevo paseo a la luz de la luna y retirada que al día siguiente nos esperaban nuevos retos.
Efectivamente, después del desayuno nos dirigimos a la ruta estrella: el cañón del Tajo. Observados por infinidad de buitres, emprendimos la marcha hasta el magnífico Salto de Poveda, un escalón del Tajo que impresiona.

Mejor que mis palabras, las de Garcilaso de la Vega, reflejan la sensación que me embargó:
Cerca del Tajo, en soledad amena,
de verdes sauces hay una espersura
toda de hiedra revestida y llena,
que por el tronco va hasta el altura
y así la teje arriba y encadena
que’l sol no halla paso a la verdura;
el agua baña el prado con sonido,
alegrando la hierba y el oído.


Tenía preparada una propina que consistió en llegar de nuevo al salto, pero por el otro lado del cañón y atravesando una frondosa senda llegar a la laguna de Taravilla.Haremos un paréntesis en la narración, para mencionar un hecho que nos parece pintoresco por decir algo. Y es la moda que algun@s están introduciendo en cuanto a sombreros para protegerse del sol. Somos un grupo abierto a las modas, siempre y cuando, se respeten unos criterios estéticos acordes al lugar y la circunstancia. Pero... lo que se está viendo últimamente, clama a las cimas más altas de los montes... Dejo a la consideración de los lectores el opinar al respecto.

La comida nos esperaba, así que raudos, enfilamos la pista de regreso. La última ruta programada, la histórica, consistió en un paseo por las antiguas calles de Molina de Aragón.

Aquí hubo divergencias de criterios. Mientras unos optamos por visitar el castillo, subir a sus torres, bajar a los antiguos calabozos, recorrer los adarves y discutir con la señora guía que nos cobró la entrada, otros decidieron buscar una terraza, pedir unos helados y/o refrescos, charlar al solete y esperar a los “históricos”. Ni que decir tiene que al final el reencuentro fue el paso previo a las despedidas. Cada cual se instaló en su coche y para casa.

sábado, junio 12, 2010

En Gestalgar...miré a mi alrededor y sólo ..vi amig@s

Tengo que confesar que a veces, me cuesta hacer la crónica de la ruta. ¿Cuál es la razón?...Que la "chispa", otros la llaman inspiración, suele ser esquiva, casquivana, inaprensible...La mayoría de las veces da a luz una criatura humorística, desenfadada y sobre todo críptica, comprensible sólo para aquellos que han realizado el paseo sabatino.

Hoy sin embargo, el ánimo que me embarga es completamente distinto. He percibido así de golpe, que tengo un gran privilegio, el contar con un fiel grupo de amig@s que sábado tras sábado, me arropan con su amistad, me hacen partícipes de sus bromas,me ayudan en las subidas difíciles, reducen su marcha para que yo pueda ir a su ritmo (...meniscos,meniscos..)

y sobre todo entienden y atienden a quien suscribe, que a veces, se pasa con sus mítines y recomendaciones...¡ cuidado!...¡atención!...¡prudencia!, pienso que por deformación profesional.

Hoy, no referiré los gratos momentos que hemos pasado, ni los preciosos paisajes contemplados. Hoy sólo quiero hablar de vosotr@s, y para tod@s y como agradecimiento, aquí os dejo el poema que sobre los amigos y la amistad, escribiera el genial poeta Jorge Luís Borges:

No puedo darte soluciones para todos los problemas de
la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y compartirlo contigo.
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes
y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me
lo pides.
No puedo trazarte límites dentro de los cuales debes
actuar, pero si te ofrezco el espacio necesario para
crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te
parta el corazón, pero puedo llorar contigo y recoger
los pedazos para armarlo de nuevo.
No puedo decirte quién eres ni quién deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.
En estos días oré por ti...
En estos días me puse a recordar a mis amistades más
preciosas.
Soy una persona feliz: tengo más amigos de lo que
imaginaba.
Eso es lo que ellos me dicen, me lo demuestran.
Es lo que siento por todos ellos.
Veo el brillo en sus ojos, la sonrisa espontánea y la
alegría que sienten al verme.
Y yo también siento paz y alegría cuando los veo y
cuando hablamos, sea en la alegría o sea en la
serenidad, en estos días pensé en mis amigos y amigas,
entre ellos, apareciste tu.
No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.
Lo que sé es que te destacabas por alguna cualidad que
transmitías y con la cual desde hace tiempo se
ennoblece mi vida.
Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el
segundo o el tercero de tu lista.
Basta que me quieras como amigo.
Entonces entendí que realmente somos amigos.
Hice lo que todo amigo:
Oré... y le agradecí a Dios por ti.

Gracias por ser mi amigo.

lunes, junio 07, 2010

sábado, junio 05, 2010

¡ No envié mis barcos a luchar con los elementos...!

…Dijo el rey Felipe cuando se enteró del desastre acontecido a la Armada Invencible. Puedes planificar muy bien las cosas, y luego viene Dª Naturaleza y te las desbarata.

Nuestros planes eran muy buenos sobre el papel…¿Hace calor?...¡ Pues a refrescarse en una ruta por agua!. Intenté acceder a una senda que una y otra vez, se me ha resistido: la senda de la Pardala por Benageber. El itinerario atractivo a priori: Fuente de Muñoz y siguiendo el Pr, hasta la Pardala y una vez allí, un agradable paseo pisando agua.. Jajajajajajajajajaja. La llegada a la Fuente de Muñoz…¡ deprimente!. Una especie de camping salvaje, campaba por la zona. Restos , detritus, basuras…¡ un asco!. Las señales no aparecían y perdimos bastante tiempo en encontrarlas. Por senda accedimos a una interminable pista…¡ nada de por abajo, junto al agua! que sólo tuvo un aliciente, encontrar la Fuente de Miguel que nos sirvió de refresco para mitigar los calores. La verdad es que las vistas del pantano eran impresionantes. El agua llegaba hasta los mismos árboles que incluso quedaban semi-sumergidos.

Eso nos tenía que haber servido de advertencia, pero, las ganas de llegar al río, nos impidió calibrar la información. Almorzamos tranquilamente en La Pardala..¡ nada que ver con Fuente Muñoz!.

Y por fín…¡¡¡¡la senda!!!. Un tanto aérea, nos adentró en el majestuoso cañón. Cascadas de agua resonaban en el estrecho.

Los agrestes acantilados nos hacían presagiar una excelente ruta hasta el Charco Negro…jajajajajajajaaj.

Llegados a una pequeña construcción, el río lleno a tope y con crecientes profundidades, nos impidió el paso. Llevábamos sandalias de goma, pero cualquiera se adentraba en aquel pantanal.

Optamos por regresar sobre nuestros pasos, ansiando llegar de nuevo a la Fuente de Miguel, y tuvimos la gran suerte de ver que delante de nosotros, dos parejas de corzos dieron el susto a más de una. Calor, calor, calor…y llegada a los coches.

En vez de regresar a casa, ya teníamos previsto el hacer la comida de picnic. Nos fuimos a la ermita de San Isidro en Benageber y allí disfrutamos de lo lindo: mesas, sombra, fresco, agua corriente, siesta y tertulia.

Visto lo visto, optamos por seguir con picnic las dos rutas que nos quedan esta temporada. Tranquilo regreso a Valencia y hasta la semana que viene.