sábado, junio 15, 2019

En la Mosquera...final de temporada

Llegan los calores y con ellos, el inevitable y de alguna manera triste, el despedir la temporada..
Pero..apenas van a ser dos meses de ausencia, y tras ellos..si Dios quiere y las fuerzas resisten...una nueva y apasionante temporada senderista, tal como viene pasando desde hace muchos años..



El final de fiesta ha sido la visita al llamado en el mundillo montañero  "El santuario de la Mosquera "..
El apelativo no es baladí..



No se trata de una ermita ni lugar religioso, sino la expresión de la belleza que ha escogido la Naturaleza en el corazón de la sierra de Espadán..



El monte, farragoso y ocupado  totalmente por un tupido bosque de "quercus suber"..para los amigos "Alzina surera"...o alcornoques..
Es el, espacio mágico, en el que cada 9 o 10 años, se lleva a ,cabo la "saca del suro"..



Allí, los dueños de los montes, obtienen el precioso corcho que servirá  para fabricar los mejores tapones de los no menos excelentes vinos...
Otra belleza añadida, eran las extrañas y hermosas flores de las que desconocemos su nombre...



Movido por mi gran cariño al personal, nos ahorramos unos cuantos kms de monótona carretera y adentramos los coches hasta el inicio del paraje a visitar..



El día prometía altas temperaturas pero tuvimos la suerte de poder ir aprovechando las acogedoras sombras de los árboles..
El almuerzo se hizo a hora temprana, pues la comida sería a las 2 y ya eran casi las 10.



La meta era la llamada casa de la Mosquera..



Se trata de una antigua masía, muy maltratada por los elementos y los manguis  que se han ido llevando cuanto de valor tenía el caserón.


Una acogedora sombra, nos sirvió de lugar de espera a los que deseando andar..sufrir más... emprendieron la muy dura subida al Collado de la Mosquera..
Foto testigo de las valientes andariegas..


El regreso, con más calor que a la ida, nos llevó de nuevo a los coches, donde se practicó una política de puertas abiertas..



La comida nos esperaba en el restaurante la Glorieta de Azuebar, donde finalizamos la postrer jornada de esta temporada...



Gracias amigos/as por vuestra asistencia a las rutas que hemos podido llevar a cabo..
Gracias por esas manos generosas de ayuda en momentos difíciles..
Superad los calores estivales y reservar fuerzas para el próximo periodo senderista...


1 comentario:

  1. Mare Meua! estás fet un viatger incansable...una abraçada.
    Pau Grau

    ResponderEliminar