FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

domingo, noviembre 30, 2008

¡ No llegamos nuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuunca!


La salida de este sábado, correspondía a una nueva etapa de la ruta de los monasterios. A las 8.20 ya estábamos enfilando la subida, larga subida a Pinet. Las señales, nos acercaron al Pla de Corrals, donde innumerables deposiciones vacunas, nos hicieron temer un taurino encuentro con reses bravas. Afortunadamente, no estaban por allí y pudimos bajar hacia Pinet por una larga y pedregosa, muy pedregosa senda.
El pueblo, mínimo, tan sólo tenía dos calles, nos ofreció en cambio, una excelente área de descanso donde almorzar. Mesas, bancos, fuente y paellero.

El café y puro, en el pequeño bareto del pueblo( lo del puro fue por la irrespirable atmósfera tabacuna del establecimiento). El recuerdo de la pedregosa senda, nos llegó a considerar variar el itinerario. Se optó por regresar por la pista que llevaba a la Surera, preciosa zona botánica, donde empezaría el laaaaaaaaaaaaargo, laaaaaaaaaaaaaaaaargo camino a casa.

Pista y más pista. Cuestas y más cuestas. Cuando pensábamos hacer cota...más y más cuesta El camino, amenizado por la visión del Montdúber: de frente, de perfil, por delante, por detrás...Vamos que no hacíamos más que dar vueltas. Al final, entroncamos de nuevo el Pla de Corrals. Con un ojo puesto en el camino y otro en ver si había reses, nos acercamos al Barranco Manesa y a la Nevereta. Partíose el grupo y mientras unas siguieron por pista, otros nos decidimos por el barranco,¡ Sabia decisión!.

Una preciosidad de paisaje, reserva de flora y una senda de esas antiguas que con elegantes lazadas, te llevan por barranqueras y peñascos.Al final, ya en el llano, nos fuimos acercando a los coches, amenizando el regreso con naranjas recién recolectadas- valga el eufemismo- que nos endulzaron el laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargo, laaaaaaaaaaaaaaaaaaaargo regreso.
¿A quién se le ocurriría el cambio de itinerario?. Como siempre, se menciona el pecado, pero no al pecador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario