FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

viernes, julio 06, 2007

Viaje por Normandía y Bretaña

normandiaybretaña

Ya sabéis que, además del senderismo, me interesa muchísimo la Historia. Y no digamos si puedo compaginar ambas aficiones. Es lo que ha ocurrido en el último viaje que he hecho. He podido “pasear” por la Historia. He podido estar en lugares en los que se decidió el futuro de nuestro presente: playas de Normandía y en lugares en los que empezó a escribirse la Historia: alineamientos de Carnac. He podido seguir los pasos de los monjes medievales: Abadía de Mont Saint Michel y deleitarme con el precioso paisaje de la Costa del Granito Rojo. Disfruté de la contemplación del Tapiz de Bayeu y evoqué a los corsarios en Saint Malò.
Les sanglots longs
des violons
de l'automne
blessent mon coeur
d'une langueur
monotone.

Estas fueron las palabra claves de que iba a empezar la invasión : un poema de Paul Verlaine.

El primer contacto con las playas del Desembarco, fue un tanto decepcionante. Los restos conservados, están en un contexto totalmente turístico: chalets, urbanizaciones, casinos, merenderos…..La verdad es que dicen muy poco. Los recorrí pensando que había equivocado el viaje: un blocao aquí, una pequeña batería allí, museos un tanto cutres…

Sin embargo, en cuanto llegamos a Omaha Beach, la playa que invadieron los americanos, la cosa cambió. Contemplando las doradas arenas, la tranquilidad del lugar, era difícil imaginarse lo que alli ocurrió. Soldados bajo las bombas, estruendo de los cañonazos, los hombres muriendo a miles…la verdad es que los pelos se me pusieron de punta. Y no digamos cuando, alejándome unos metros de la playa, descubrí el enorme cementerio en el que reposan los muertos de aquél día ( eso sí, sólo los americanos).

Filas innumerables de cruces blancas, todas iguales, simétricamente situadas, césped impoluto, silencio total…Al día siguiente, visité el cementerio alemán¡¡totalmente diferente!!...Más de 20.000 víctimas, reposan en un pequeño cementerio de cruces negras, varios soldados en la misma tumba….¡¡conmovedor!!.

¡ Qué decir del Memorial Juno, que evoca a los canadienses!. Me impactó el ver rombos de aluminio recubiertos de los nombres de esos soldados. Pero todavía me impactó más, el ver que todavía quedaban monolitos metálicos en blanco, esperando nuevos caídos en nuevas guerras.
Impresionantes las enormes baterías de cañones a lo largo de la costa. Sus cañones altivos, todavía parecen otear el horizonte esperando el paso de los barcos y la llegada de las lanchas de desembarco.
Descomunal el enorme puerto artificial que se construyó en Arromanches, desde donde desembarcaron miles de soldados y toneladas de material.

Un vertical acantilado , el de Point d’ Hoc, me mostró la gesta de los Rangers. Este acantilado fue el escenario de uno de los episodios más heroicos del desembarco. Los 225 rangers consiguieron escalar la escarpa gracias a unas cuerdas lanzadas con proyectiles. Los combates duraron dos días, al cabo de los cuales sobrevivieron 90 rangers.

La punta de Hoc se conserva tal como quedó, con sus boquetes abiertos por los obuses y sus búnkeres demolidos. Puede decirse que este lugar es un santuario, ya que bajo los escombros reposan los restos de soldados americanos y alemanes.
Omaha, Utha, Soword, Juno, Gold, Point d’ Hoc…son los nombres de las playas en los que se decidió el futuro del mundo y allí estaba yo, contemplándolas, rememorando el Dia D..¡ un sueño cumplido!.

Tuve el gran privilegio de recorrer la Abadía de Mont Saint Michel. Enorme, majestuosa…no tengo adjetivos. Me parecía escuchar el canto de los monjes, el resonar de los martillos de los canteros, los gritos de la guardia…¡ Lástima del merchandising que se ha establecido a su alrededor. Miles de personas, miles de coches, miles de souvenirs, no me impidieron evocar esa Edad Media a la que tanto amo.
La siguiente etapa, fue Bretaña. Sólo unas pinceladas: Bayeu, el célebre tapiz, las murallas marítimas de Saint Malò y sobre todo dos visitas impactantes: la bahía de los Acantilados de Granito Rojo (sí, el que utiliza en las costosas encimeras y lujosas lápidas)

y sobre todo los alineamientos megalíticos de Carnac.. ¿Os imagináis, miles y miles ( se calculan unos 9.000) de enorme piedras clavadas en el suelo, perfectamente alineadas y dirigidas hacia el mar?.....¡¡¡Otro sueño cumplido!!!.

¿Qué mas quedaba por hacer?... ¡ Pues senderismo!. Enorme placer el recorrer tramos del GR.33 francés, que bordea totalmente la costa norte bretona y que permite, entre landas y acantilados, disfrutar de vistas que no podré olvidar nunca,

faros que se recortan en el atardecer y el sonidos de miles de cormoranes y gaviotas que coloreaban de blanco/ negro los precipicios que se abrían a mi paso.
Después de ésto.... ¡¡¡Volver a casa!!!

1 comentario:

  1. Anónimo7/08/2009

    enhorabona per la magnífica nota que has fet. Ja ho tinc previst des de fa temps, però m'han entrat ganes d'anar...

    ResponderEliminar