FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

lunes, agosto 10, 2009

De cueva en... cueva


¿Qué probabilidades hay de que llueva en agosto? ¿Y que lo haga con fuerza? ¿Y que sea en zona de río a visitar?. Seguramente pocas, pero ¡¡¡nos tocó el pleno al 15!!!.Como sabéis, teníamos prevista la visita al Ebrón, pero... un emergencia de nivel naranja nos aconsejó variar la ruta. Conocida es mi versatilidad planificadora, así que pis, pás, nos fuimos al sur. Aterrizamos en Bocairent, donde disfrutando de un día excepcionalmente fresco...¡¡¡¡sí, en agosto!!!!!, nos recorrimos muchas más cuestas que en algunas rutas del Espadán.Primer objetivo: la necrópolis visigoda del Molí del Pou. Aunque se intentó en varias ocasiones la visita, nunca pudimos lograrlo. Hoy por fin, accedimos al paraje. Una cuarentena de tumbas antropomorfas, excavadas en la roca, fueron un interesante aperitivo. Hubo quien ante la aparente pequeñez de los enterramientos, se dedicó a probarlos, comparándolos con su estatura...¡¡¡¡¡¡¡morbos@s!!!!!.

Reconciliados con la vida, nos fuimos a Bocairent donde nos esperaba el primer plato: la Ermita del Cristo, alta, más que alta, altísima. Curva va, curva viene, repechito por aquí, repechito por allá...Tanto esfuerzo, requería un alto para almorzar con vistas al pueblo.

A continuación visitamos un pequeño cementerio militar de las guerras carlistas y la primera cueva: la llamaremos de la Meditación, pues allí se iba a meditar una joven, beata ella ( lo de beata, en el doble sentido de la palabra, que conste). Regreso al pueblo y fuerte subida al segundo plato: las Covetes dels Moros. Imaginaros un queso gruyere con agujeros enormes y vosotros, arrastraditos,agachados,tumbados...pasando de un agujero a otro, unas veces para arriba, otras para abajo y algunas( pocas) de lado. Pues eso eran las dichosas "covetes". Ni que decir tiene que al primer agujero, mis meniscos se declararon en franca rebeldía y me dejaron tirado...literal.Avergonzado regreso a la entrada, explicaciones a la guía y segundo intento al revés. Entrada por la salida ( no os liéis) y de nuevo...¡¡¡¡¡tururú menisquero!!!.Abatido, humillado, esperé la salida del personal que gozos@s ell@s, habían completado el itinerario y salían indemnes a la superficie.

Nuevo regreso al pueblo y ya que no pude entrar en les covetes, nos dejaron entrar gratis en la tercera cueva, la de la Nevera. Aquí la entrada era más normal y , salvo un coscorrón, pudimos disfrutar de la visita. Todavía nos quedaba otra cueva, ésta más pequeña, la D'En Gomar,donde hubo un antiguo molino. Como podéis constatar, el título de la crónica, responde a la realidad de lo vivido.Intentos de comer en el Pou Clar, pero la enorme afluencia de personal nos lo impidió. Tuvimos que irnos a un restaurante, con aire acondicionado, donde pudimos disfrutar de unos apetitosos bocadillos recién hechos...¡¡¡¡¡qué pena!!!!!!.
Si quieres ver el reportaje fotográfico completo...¡¡¡cliquea!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario