FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

sábado, diciembre 19, 2009

La última del año o "el recreo"


Que si nieve, que si hielo, que si cadenas para el coche, que si temperaturas bajo cero, que si tin, que si tan...Ninguna de las adversas y perversas predicciones meteorológicas de cumplieron: Un día radiante, un sol espléndido, ni una nube...eso sí, las temperaturas fresquitas toda la jornada.Tras el baile de cifras de asistentes...que voy, que viene fulanito, se da de baja menganita... al final nos reunimos 19 amig@s para tener un recorrido por los barrancos más bonitos del Espadán.
Lo bueno del asunto es que en el día de hoy, parecía que el personal iba de "recreo" y de ahí el título. Todas las normas cayeron en una alegre algarabía. Para empezar, quedamos a las 8 h. Empezamos no cumpliendo el horario y eran las 9.15 h....sí las 9,15 cuando empezamos a andar. Previamente el personal pasó por caja para hacerse un calentito en el restaurante donde después comeríamos.

El paso...relajaooooooooooooooo!!!!!. Que si los carboneros, que si la castañera, que si la fuente que si jijijijij, que si jajajajaja. Vamos que eran las 11 y apenas habíamos hecho la cuarta parte del camino. Por si faltaba algo: la nieve, mejor dicho, los restos de la pasada nevada, mantenidas en las umbrías. De nuevo, sale el espíritu infantil y ¡ a tirarse trozos de hielo!!!....se mienta el pecado, no el/la percad@r. Corre que te pillo, corre que te alcanzo....¡ vamos, de recreo!. Llegados al collado de Ibola, las fuerzas se separan y los seis de la fama, deciden subir por Cerro Gordo y Peñas Blancas, mientras los más prudentes optamos por bajar por la carretera.

A destacar la nota negativa de un incendio a unos dos kms que movilizaron varios aviones y helicópteros y que nos enturbiaron un poco la alegría de la jornada. LLegados al restaurante, pusimos en marcha las paellas y esperamos a los aguerridos senderistas que, a pesar de tener que bregar con la nieve y el hielo, consiguieron llegar a tiempo para meter cuchara.Ni que decir tiene, que el ambiente en y post comida, fue épico, puesto que algunos no conductores, optaron por poner en marcha la fábrica de la risa a base de brindis y más brindis.

Besitos, abrazos, parabienes y felicitaciones, pusieron fin a una jornada de las que no se olvidan.
Amig@s, que el próximo año nos depare tantos ratos plenamente disfrutados en la montaña, como los que hemos conseguido disfrutar en éste.

1 comentario: