FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

lunes, agosto 02, 2010

Siete días en Haut Pirenées

Con este viaje, cumplí un sueño antiguo: estar delante del circo de Gavarnie y gozar de la contemplación de uno de los lugares naturales, más bellos que pueden verse en Europa.

Me planteé la salida, con la visita a una triple horquilla: la Val d' Ossaux,la Val de Gavarnie y la Val d' Aure, todos ellos en la región de Hauts Pirenées, en Francia.
La aproximación la hicimos por la zona de Sabiñánigo y el Portalet, altivo paso entre Aragón y el Bearn.Una pequeña ruta al santuario y castillo de Santa Elena, nos serviría de "aperitivo" para los días sucesivos.

Pronto llegamos al lago de Fabreges, donde empezamos a "gustar" las delicias del paisaje. Hicimos de Larruns, nuestra base en la val d' Ossaux, donde planificamos una ruta que atravesaba los diferentes pueblos de este valle de los Osos: Beost, Assouste y Aas.Parte del recorrido lo hicimos por el Camino de Santiago y la verdad es que el paseo fue una delicia, que culminó en la visita que hicimos a Eaux Bonnes, pueblo termal desde donde iniciamos el regreso.

Nos instalamos en un camping pequeñito ( sólo 10 plazas, de las que ocupábamos nosotros cinco).

Tras un par de días, nos dirigimos al "plato fuerte", la zona de Gavarnie. Básicamente consiste en una estrecha garganta que tras unos 10 kms, desemboca en un grandioso circo glaciar de 1500 m. de altura

Desde lo alto,se desparraman toda una serie de cascadas ( hasta 16 conté), destacando la Gran Cascade, que con sus 400 m es la más alta de toda Europa.

Es tan popular la zona que aunque iniciamos la marcha desde el camping a primera hora de la mañana, fuimos encontrándonos con una gran cantidad de personas que cual hormigas,lentamente, cubrían las dos horas de trayecto.
. Os recomiendo ampliar la imagen anterior y comparar el tamaño de las personas con la grandiosidad del circo.
No pudimos resistir la tentación de acercarnos a la cascada principal y tras atravesar neveros y pedregales, pudimos notar la lluvia que la caida del agua provoca en el que se acerca.

No nos hubiéramos ido de allí,pero nos esperaba todavía otro bello valle: el de Aure, en el que hicimos campamento en Arreau.

En esta zona, nos decidimos por una marcha tradicional, por hayedos y pinares, en la que pudimos a cercarnos a pequeños pueblecitos como Barrancoueu, que nos depararon bellísimas vistas.Complementamos la visita al valle, con un recorrido cultural por la localidad de Arreau, en la que pudimos disfrutar de bellos rincones y un concierto nocturno que hizo las delicias del personal.

Tuvimos suerte con los campings, el tiempo y los viajes.

El regreso lo hicimos por el túnel de Bielsa y al regreso, todavía pudimos disfrutar de la visita a la villa medieval de Ainsa, donde el calor ya se hizo inmisericorde...(hubo noches en Francia que íbamos con jersey y anorak).

1 comentario:

  1. How!! que pedazo de circo tan espectacular!
    Y la cascada es alucinante!!
    Que bonita es aquella zona. La conocí como cicloturista hace ya algunos años, aunque más la parte del Rosellón y Cataluña.
    Recuerdo sobre todo los pueblitos tan pequeños y encantadores.
    Que delicia recorrer aquellos paisajes...

    ResponderEliminar