FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

sábado, enero 11, 2020

Vaca en el mar

Extraño título...
¿Vaca en el mar?

El título resulta algo enigmático, pero hace referencia  a lo contemplado en esta primera mañana de temporada...



El título correcto, debería ser... El río Vaca desemboca en el mar..




Por si no lo sabíais, existe un río Vaca, del cual ya contemplamos su nacimiento en Simat de la Valldigna....

En realidad, es el desagüe natural de la sierra del Montduber..



Hoy sin embargo, teníamos prevista una ruta muy placentera..

Recorrido del río desde su desembocadura, hasta su desvío en el llamado Canal del Vaca..



El camino, dio comienzo en la zona de dunas en la misma playa..




Un excelente mirador, nos permitió disfrutar del mar, cercano, del Montgó en la lejanía y de la cima del Montdúber y su sierra aledaña..




Como empezamos tarde, se impuso la hora del almuerzo..




Tenía reservada mesa y banco en el mismo mirador..




PRIMERA SORPRESA..

A la llegada al descansadero, el personal ...sin previo conocimiento del que  suscribe, empezó una extraña danza de agrupamiento..que si por aquí...que si por allá..y de pronto, me ví rodeado al mismo tiempo que se me impuso una banda fosfo con el lema de "Feliz cumpleaños"...y un bombardeo de serpentinas multicolores...



¡ Emoción !..
Hoy era mi cumple y los amigos, me habían preparado su celebración, con torta incluida..



Repuesto del homenaje, emprendimos la ruta que consistió en ir junto al río, disfrutando del paisaje, de los campos de naranjos, de la limpieza y quietud de las aguas, de las aves que emprendían vuelo a nuestro paso...



Paso a paso, llegamos a la Torre de Guaita, construcción defensiva para avistar la llegada de piratas berberiscos que solían asolar los pueblos litorales, en tiempos pretéritos...




Las consiguientes fotos y a proseguir el paseo..

Llegados a los 4-5 kms de marcha, un breve descanso y regreso de nuevo al mar..



Ni que decir tiene, que la ruta fue muy descansada, sin desnivel, pero con un agradable trazado que permitió el intercambio de conversaciones, con las consiguientes actualizaciones de archivo...




Al final de la ruta, el personal se desdobló y mientras besos, abrazos y adioses se prodigaban, unos marcharon y otros nos dirigimos al camping San Vicente, donde teníamos apalabrada comida..


SEGUNDA SORPRESA


Una vez finalizada la comida, y tras tomar el café, el personal de nuevo, empezó maniobras de distracción, hasta que consiguieron colocar delante del que suscribe, una preciosa tarta a la que adornaban los dos dígitos que mostraban la celebración...eran el 2 y el 5..



Ja,ja,ja,ja,  ¿cómo que 25?...

Pues sí, es verdad...porque tengo 25..26..27..28.. y así hasta 70...
Ni que decir tiene que a estas alturas, el nivel de emoción, rozaba ya niveles preocupantes..



Sin embargo, se impuso la serenidad y desde estas lineas, quiero agradecer a todo el grupo, el regalo de amistad del que he disfrutado al comprobar que nuestro común amor por la montaña, va unido a una amistad tan profunda..


¡ GRACIAS A TODOS...POR TODO !



1 comentario:

  1. Que cumplas muchos más maestro, como siempre un 10 en la crónica. Se nota y mucho de donde procedes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar