FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

sábado, septiembre 26, 2009

Ciclistas en la niebla


Otras visiones de la ruta

Tomé prestado el título de la célebre película protagonizada por Dian Fossey, en la que se narra el interés de la "chica" por los gorilas que aparecen en medio de la niebla.Lo normal,tratándose de Salem, era que nos hubiéramos encontrado con brujas...recuérdese el episodio histórico...pero ¡no!, lo que encontramos fueron una sucesión de ciclistas que aparecián de repente y que despertaban la hilaridad del personal.¿Motivo?: el inusitado interés de alguien del grupo en fotografiar a los aparecidos. Fue de risa el oir las voces, difuminadas por la niebla...¡ Qué viene uno!...¡ Mira allí hay otro...Como siempre, se menciona el hecho, no el hacedor ( así, con minúscula). Bromas aparte, la verdad es que la ruta fue de esas que merece la pena hacer. Una preciosa senda, nos condujo desde Ràfel de Salem, hasta el Portet.

¡ Lástima que no pudimos disfrutar de las hermosas vistas por las nubes. Llegados a Les Fontetes, optamos por almorzar para tomar fuerzas para la ascensión que todavía nos esperaba. Habíamos decidido..en contubernio ( según opinión de alguno), alargar la ruta por las cercanías de la subida al Benicadell.

Nos presentamos en la casa forestal de les Planises y optamos por obviar la pista de regreso y hacerlo de nuevo por la senda anteriormente transitada.La bajada no desmereció en absoluto de la subida. La humedad ambiente daba fuerzas al personal para, de manera ininterrumpida charlar animada y ...huuuuuuuuuuuuuum...buscando adjetivo ....buscando adejetivo...¿estruendosamente?... ¿ruidosamente?....¿escandalosamente? A ellos les dedico con todo el afecto, estas estrofas encontradas...

El silencio

Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.


El paseo culminó con el calvario...¿pena? ¿dolor?...no amigos, el calvario de la ermita de Sant Blai que acogió nuestros últimos pasos antes de llegar contentos y gozosos a los coches.Buena ruta, mejor gente...¿Qué más podemos pedir?...¡ Pues otra!. Emplazados para la semana que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario