FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

domingo, octubre 21, 2012

Así fue la otoñal en Benasal

Fieles  a nuestras costumbres, cuando llega el otoño, vamos a recibirlo en algún paraje peculiar. Este año, propuse al personal la zona del Maestrazgo, concretamente una casa rural en Benasal.

 La casa resultó muy acogedora, con todos los servicios que pudiéramos necesitar, amplia, silenciosa......(¡ como que estábamos a 3 kms del pueblo! ). Os la recomiendo para una estancia tranquila, con muchas posibilidades  senderistas.
Las previsiones de la meteo, eran de lo más dramáticas...emergencia por fuertes lluvias, continuadas todo el fin de semana...rayos y truenos....gotas frías....¡ vamos, para rendirse!...y nosotros que ya teníamos pagada la reserva.
Esta era la banda sonora de lo que nos esperaba....pica y escucha
 Así pues, emprendimos la marcha y al anochecer del viernes, ya estábamos instalados...sin una gota de agua caída...pensamos que las previsiones habían sido algo tremendistas, pero por la noche, se abrieron los cielos y llovió de lo lindo...a cántaros parecía...
Por la mañana, las nubes amenazadoras nos invitaban a quedarnos en casa.  Para hacer tiempo por ver si escampaba, nos dimos un paseo por la villa de Benasal, siguiendo el itinerario monumental que nos permitió visitar el casco antiguo, con sus casas blasonadas, sus portales, el antiguo ayuntamiento...y sobre todo la pastelería en la que el personal dio rienda suelta a su afán consumista, encargando pasteles, cuajadas y toda clase de "alimentos buenos para una dieta equilibrada...."
 A pesar de la lluvia, seguimos la visita, dando una vuelta por el manantial de Font d' En Segures, donde pudimos degustar en un tímido chorrillo, la famosa agua de Benasal.
 Por allí, la niebla ya era realmente espesa., pero el plan era el plan y lo que tocaba era recorrer el Barranc dels Horts, para lo que habíamos pedido el correspondiente permiso. Llegados al puesto de control, no había nadie...seguramente el guarda pensó que el día no era bueno para estar allí, aguantando lluvias.
 La verdad es que la amenaza de chubasco era patente, nubes grises, nieblas repentinas....pero tuvimos suerte y pudimos, tras dos horas de marcha, visitar el barranco y llegarnos al impresionante "Pare Roure", el anciano del bosque  que nos permitió refugiarnos bajos sus ramas el tiempo preciso de pegar un bocado...¡
Para abajo, que viene la tempestad!...y así fue, empezó a llover, cada vez con más fuerza pero nos dio tiempo de llegar a los coches.
Llegados a la casa, dimos buena cuenta de una espectacular fabada que resucitó a todo el mundo, para sumirnos  después en un estado de sopor siestero, pues amén del guisadón, corrieron los vinos y espirituosos, contribuyendo al  estado general de postración...¡ es que no teníamos que conducir!...eso es lo que creíamos...los espíritus inquietos, a media tarde sugirieron una visita turística a la cercana población de Culla, villa medieval que recorrimos...¡ sin verla!...y es que la niebla,a esas horas, ya parecía sopa de garbanzos, o fabas guisadas....algunos luchaban con las consecuencias de la fabada de mediodía...
Levantada algo la niebla, nos llegamos a la espectacular carrasca de Culla, enorme y gigantesco árbol que pudimos contemplar y fotografiar a la incierta luz del atardecer..
Ya de noche, regreso a casa...pasando de cena formal....uno picaba algo, otra un bocadito...y tertulia hasta la media noche...
De nuevo, la lluvia se soltó a gusto por la madrugada, haciéndonos presagiar un mal dia para la ruta dominical..
Sin embargo, el domingo amaneció casi con un sol radiante, así que nos dirigimos a Aras del Maestre, donde teníamos previsto recorrer el Barranc dels Molins. Sin embargo, las aguas caídas, hicieron considerar el cambiar de ruta, puesto que ya desde lo alto, pudimos contemplar el impresionante conjunto de molinos que aprovechan un gran salto de agua.
Optamos por hacer la ruta de la Mola para lo cual nos dirigimos a la Font dels Regaxols,,,y ¡ vaya si había regaxol!, el agua cortaba la pista y tuvimos que ingeniárnoslas para poder atravesar el regato.
Por empinada senda, llegamos a la nevera, donde algun@s, hicieron gala de su nulo vértigo a las alturas.
El recorrido por la Mola fue tranquilo, siguiendo los postes indicadores y llegando al vértice geodésico que marcaba el final de la subida. De nuevo, los saltimbanquis que no se conforman con vivir a ras de suelo, se hicieron notar.
El día se fue aclarando y por fin pudimos disfrutar de las impresionantes vistas que la Mola deparaba.
El regreso siguiendo un antiguo camino nos dejó de nuevo a los pies del enriscado castillo e iglesia de Aras, donde dimos por finalizadas nuestras ruta de esta otoñal.
Si "potente " fue la fabada del día anterior, no lo fue menos la "torrada" ..baja en colesterol..jejejejejejej
que nos ofrecimos al llegar a la casa. Al que suscribe le cupo el honor de oficiar el cocinado de costillas, chuletas, chorizos y embutidos varios con los que dimos por finalizada la otoñal del 2012.

¿Viniste?....¡.la disfrutaste!
¿No viniste!...¡ te la perdiste!

No hay comentarios:

Publicar un comentario