FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

sábado, septiembre 30, 2017

Por Pina...pinos..muchos pinos..

Hoy nos hemos  ido a la linde de nuestras tierras con Teruel..
Pina de Montalgrao,  nos ofrece siempre a lo lejos...un pico con antenas...¡ alto..muy alto!..con casi 1300 m.


Muy pronto, ya estábamos listos para la marcha...


La teoría es que siguiendo las marcas de un PR, llegaríamos en unas dos horas, a las antenas..
Eso era lo propuesto por el que suscribe...senderito, marcas, subidita y a lo alto..
Aquí unas carcajadas...please...


Pronto empezamos a luchar contra un enemigo que...aunque caido...presentaba una dura batalla..
El enorme temporal de nieve del invierno pasado, ha dejado en tierra centenares de pinos que al caer sobre el sendero, dificultan...cuando no impiden...el paso.


El esfuerzo se multiplica, las espaldas se humillan, las mochilas se enredan y claro, todo eso pasa factura..



A pesar de ello, seguimos nuestro camino y mira por dónde,, en vez de subir, bajábamos de cota de una manera alarmante.
Al final, previa consulta a unos ciclistas, dimos con la pista que subía de manera directa...literal...hasta el pico..


Sube que te sube  el que suscribe consideró que ya había trepado bastante y decidió quedarse a la bartola a esperar el regreso de los demás..
Contemplación del paisaje..meditación..música ambiental..todo ello fue el dulce reposo..del senderista... risas..please...


.
El regreso..bastante más placentero, nos dejó a la entrada del pueblo, decididos al manduco que de manera tan costosa, nos habíamos ganado..


Que conste que...aunque entramos por la calle de la Amargura... los ánimos estaban muy satisfechos tanto por la ruta como por el fresquito y ausencia de calor del que disfrutamos durante toda la mañana...


Tenemos que hacer constar lo estupendo que fue el yantar en el bar Pina, donde fuimos agasajados con un excelente menú, muy completo, servido con muchas risas y perfecto en todos los platos, postres, cafes y chupitos...que de todo hubo...todo ello a un precio muy ajustado...¡ Volveremos !



Al final...no sé si por efecto de los chupitos, el personal, salió al balcón del pueblo, rememorando la célebre escena de la película  Bienvenjido Mister Marshall...¡ sí...! esa de José Isbert tan cómica..

¿No la recuerdas?...Pica aquí y la escuchas

No hay comentarios:

Publicar un comentario