FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

lunes, marzo 02, 2009

El nacimiento del río Pitarque

Pitarque:todas las fotos

Aprovechando una salida programada de la Sociedad Correcaminos, me fui a visitar el río Pitarque. Os recomiendo la zona, pues es realmente agreste, comparable a las gargantas del Cares o de La Hermida en el norte. El centro de operaciones lo tuvimos en el Hostal La Trucha en Villarluego de las ídems. A primera vista es bastante "cutre", pero
cuando entras, cambia totalmente el panorama. Está decorado con buen gusto, eso sí "cinegético"... las cabezas de ciervos y rebecos, las zorras y tejones, los halcones y demás fauna de la zona os vigilarán todo el tiempo. Las habitaciones limpias y amplias y la comida...de buen yantar.Pero vayamos a lo que nos interesa. Por la tarde, nos desplazamos hacia el nacimiento del Pitarque. El río, caudaloso y saltarín, nos fue acompañando hasta su nacimiento. Escarpados acantilados sobre nuestras cabezas, servían de refugio a colonias de buitres leonados. Asustados por nuestra presencia, describían sus típicos vuelos, esperando quizás que alguno nos despeñáramos, para servirle de cena.

Afortunadamente, no pasó y nada y pudimos regresar al autobús ,casi con noche cerrada.Antes, pudimos comprobar "in situ" las numerosas surgencias de agua que alumbran el nacimiento del río. Regreso al hotel, buena cena y tertulia alrededor de la chimenea, nos fueron preparando para la jornada siguiente.
La ruta prevista para el domingo era algo más dura que la anterior. En autobús nos desplazamos a Montoro de Mezquita, pequeña aldea metida en un valle sin salida, a los pies de los impresionantes örganos, formaciones de caliza, parecidas a los Cuchillos de Contreras. Perdido sobre un majestuoso decorado calcáreo se encuentra esta pequeña aldea perteneciente a Villarluengo.

Enclavado en un paisaje idílico destacan construcciones como la de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, levantada en el siglo XVIII, este edificio barroco cuenta con un curioso atrio-cementerio que da acceso al templo. Paseando por sus angostas calles nos topamos con los restos de la Casa "Conde", de entre los cuales se pueden reconocer algunos arcos de la galería superior. El resto de edificaciones son una clara muestra de arquitectura popular en la que se combina la mampostería y el tapial.
Justo detrás de la iglesia pudimos tomar el camino que parte del mirador para dirigirnos a la ermita de San Pedro. Desde allí, por un aéreo camino ( que pasé sin ninguna dificultad, seguramente voy dejando atrás vértigos molestos) llegamos a la ermita de San Pedro de la Roqueta, situada en una cresta y que sirve de acogida a la una romería anual de los pueblos cercanos. El guía nos ilustró con la leyenda que circula por la zona. Y es que en el camino, fuimos encontrando unas cruces de madera, todas con la misma inscripción: "Aquí murió el primer peregrino", "Aquí muríó el segundo peregrino"...

Resulta que allá por la Edad Media, y ante una pertinaz sequía, decidieron enviar en peregrinación a Roma a siete vecinos que- descalzos- emprendieron la ruta.la finalidad era pedirle al Papa su intercesión en la acuática necesidad. Llegados a Roma, fueron recibidos de inmediato y ante sus ruegos el Papa les contestó...( la expresión que sigue fue aportación del guía...) "Ché, para que habéis venido? allí, cerca de vuestro pueblo, en una ermita dedicada a San Pedro, hay una fuente de agua clara y abundante". Satisfechos...aunque supongo que justificadamente cabreados por el largo e inútil viaje... emprendieron el regreso, seguramente ahora, debidamente calzados. Curiosamente, fueron aguantando el largo viaje Primero uno, luego otro, a los pocos kilómetros otro más...así hasta que sólo quedó uno que fue quien llevó al pueblo las dos noticias: la presencia de la fuente y la "ausencia" de sus compañeros. Aquí dejo la leyenda. La verdad es que la ermita impresiona, así como los inefables buitres que nos vigilaban sin cesar.

El camino, debidamente señalizado como Pr, nos fue llevando por parajes impresionantes, masías abandonadas, pinares, y para finalizar, una vertiginosa bajada hacia el río, final perfecto de una excursión perfecta.El tiempo, a pesar de las previsiones fue incluso caluroso. Optativa visita a una piscifactoría de truchas, buena comida y feliz regreso dieron final a un fin de semana montañero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario