FOTOGRAFIAS

POR FALTA DE ESPACIO, SE HAN SUPRIMIDO MUCHAS FOTOS DE LAS CRÓNICAS , AUNQUE PERMANECEN LOS TEXTOS.

miércoles, noviembre 24, 2010

Viaje a Ebussus

Estaba contemplando desde el aire la isla de Ibiza, cuando ya tomaba mi pluma para escribir la crónica de tan bello viaje.


¿ Bello?, ¿En Ibiza?...¡ Sí!, ya sé que al 90% de  de aquellos a los que les preguntes, te dirán que les suena a discotecas, jolgorios, excesos, drogas de diseño...¡Pues sí, esa es su fama!...pero no es la Ibiza que yo fui a buscar. Mi Ibiza era la que forjaron, dejando su huella: fenicios, cartagineses, romanos, árabes y catalanes...Mi Ibiza era la de  los bellos paisajes, las playas turquesas, las salinas, las masías blancas. Para ello tuve que andar mucho, buscar despacio y disfrutar de esa búsqueda.

Sa..Es..Ses...Son
El ambiente en el que me he movido, me ha permitido disfrutar de cuatro días de escuchar en su salsa el catalán especial que hablan en la isla. Sustituyen nuestros el, la, los,las, por las formas anteriormente citadas: Ses Molins, Son San Joan, Es riu...Sa Nostra ( nombre de un banco) que evoca, según le parece a nuestra amiga Ali-Sun , mafias cercanas. Y hablando de mafias, mi sorpresa fue enorme al observar cuando me dirigía a Formentera, un revolico de periodistas, guardias civiles y policias que esperaban el barco que yo debía tomar. resultó que llegaban los  miembros de una mafia colombiana de la coca que habían sido detenidos en la isla.

Viaje sobre aguas turbulentas

 Bridge Over Troubled Water de Simon and Garfunkel  es una de mis canciones preferidas ¿ la conoces?. Si no es así, pica en el enlace y la escuchas.¡ Seguro que te gusta!.
http://www.tu.tv/videos/michael-w-smith-bridge-over-troubled
El asunto es que decidí acercarme a Formentera, una de las pocas islas  ecológicamente conservadas que hay en el Mediterráneo, ejemplo de sostenibilidad y respeto a la Naturaleza. Fijaos en lo primero que ven cuando llegan a la isla los hippyes cutres.


Se dan la vuelta y regresan. Pero el viaje no quedará en mi memoria por lo que vi al llegar: preciosas salinas que ya explotaban los fenicios, casitas de un máximo de dos pisos, perfectamente integradas en el paisaje, coches eléctricos...¡ No! en mi recuerdo quedará la horripilante travesía que padecí. Estoy acostumbrado a ir en barco, no me mareo jamás...pero ¡ ay!, se conjuntaron Eolo y Poseidon y el mar estaba que daba pánico. Las olas hacían saltar al barco como si fuera un caballo desbocado...¡ y no era pequeño precisamente!. Hasta camiones llevaba en su bodega.

 La travesía sólo duró media hora, pero... ¡ vaya 1/2 hora!. saltos, caidas libres, bandazos a estribor y babor y vuelta a empezar. Y lo peor es que tenía que regresar.
Afortunadamente, en las horas que permanecí en la isla, el viento se serenó y la vuelta fue algo más tranquila...Pensaba recorrer la isla en bicicleta pero no me quedaron ganas visto lo visto.
La ciudad de los Muertos

Como os he comentado antes, Ibiza fue cruce de civilizaciones: fenicias, púnicas, romanas...Todas ellas vivieron ¡ y murieron! en la isla. Claro, había que enterrarlos y así fue formándose  una inmensa necrópolis, conocida como Ses Molins, hoy casi en el centro de la ciudad. No es un cementerio al uso.


Abundan los hipogeos fenicios, pozos que daban acceso a cámaras sepulcrales, en las que enterraban  a sus muertos con sus ajuares funerarios. Ajuares que eran presas codiciadas por los saqueadores de tumbas que aquí, en esta necrópolis, tenían una curiosa forma de robo. Entraban en una de las tumbas y de allí, agujereando la pared, pasaban a otra y luego a otra. Ello hace que el monte parezca un enorme queso gruyere.

El sitio, con bellas vistas al mar, agradó a cartagineses y romanos que continuaron oradando la pendiente. Los habitantes medievales: árabes y cristianos no fueron menos y allí siguieron...Todo ello hace que la necrópolis sea un extraordinario campo  arqueológico. También le dieron otro uso los payeses. Como la zona es pedregosa, rellenaron los hipogeos con tierra y plantaron sobre ellos olivos, como si fueran maceteros.

De eso hace ya siglos y los olivos siguen tan ricamente.

Ebyssos,Ebussus,Yebisath: la bien guardada

La privilegiada situación geográfica, llave de caminos marítimos hizo que desde siempre, estuviera fortificada. .Entrar por la puerta de Ses Taules, es adentrarse en la Historia.


Calles solitarias flanquedas por palacios medievales. Callejones  de la época islámica. Baterias de cañones borbónicos. Iglesias que recuerdan a Santorini. Sin embargo, lo que hoy pude admirar fue el sistema de murallas, baluartes, torreones, baterías y polvorines renacentistas. Salvando las distancias, me recordó mucho a Bérgamo.
Todo ello, perfectamente limpio y cuidado. Y desde cualquier lugar del recorrido las magníficas vistas: del mar, de Ses Illetes, de la ciudad moderna, del puerto.

Santa Eularia des Riu
Fuera de temporada, los horarios de los autobuses son escasos, pero tuve la suerte de combinarlos adecuadamente y, por cuatro cuartos, pude recorrer los principales parajes de la isla. Iba buscando esa Ibiza de  casas emblanquinadas, mujeres vestidas de luto junto a paredes encaladas, campos de almendros y olivos milenarios.



Nada de ello encontraba en Ibiza capital, así que me fui a dónde era posible que pudiera conseguirlo. ¡ Bingo!. La iglesia de connotaciones jónicas es terriblemente blanca, con atisbos de fortaleza. Desde ella, las vistas impresionan. Justo al lado, disfruté de la visita al museo Etnográfico ( pica en la flecha amarilla que aparecerá en la parte inferior de la foto) el que pude admirar a las viejas payesas, aunque fuera en forma de maniquíes

Sant Antoni de Portmany: Puesta de sol mítica

Si hay alguna población ibicenca con más fama de discotequera es sin duda San Antonio. La verdad es que fui allí y podría haber pasado de ella. La barbarie urbanística era patente por doquier. Sólo se salva su antigua iglesia, del tipo de la de Santa Eularia y algo muy curioso: la puesta de sol como recurso turístico.


Parece ser que son tantos los turistas que en verano van a ver cómo el astro rey se esconde que, incluso la señalética urbana  indica al personal el lugar al que deben dirigirse para contemplarla a sus anchas.


Eso sí, restos históricos no hay pero, " overbooking" de yates, veleros, balandros, zodiacs...Sus amarres estan disputadísimos como podéis apreciar.

Me quedé con las ganas de visitar Es Vedra, un islote cercano a Ibiza pero...mi gozo en un pozo, tuve que conformarme con verlo desde las alturas.


Hubiero querido comprobar si era cierto que es una zona magnéticamente receptiva, en la que han ocurrido extraños fenómenos OVNI. Lo dicho, de día y con la altura que proporciona el avión, pude comprobar avistamientos...¡ pero de bellísimos paisajes!!!. Su silueta me dijo adiós, mientras la costa valenciana me decía hola

1 comentario:

  1. ¡Cómo te mueves, amigo mío!
    Se ve que el jubileo laboral te sienta bien.
    Magnífica crónica, Paco. Haces un acercamiento literario a la isla muy bueno, incluido el recibimiento policial en Formentera. Gracioso. Nos vemos en las sendas sabatinas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar